Mis Escritos

Mis escritos

son gratutitos

copia y pega

y ya está.

Los derechos de autor son demasiado caros

son la excusa del depredador

para hacer dinero fácil

a costa del escritor.

Por eso prefiero confiar

en que se reconocerá mi autoría.

Por eso, yo regalo mi trabajo

siempre que reconozcan mi autoría...

Copia y pega y es todo tuyo,

con mi nombre en el final.

Gracias

Buscar este blog

sábado, 7 de junio de 2008

Universo a modo de fuente o de caldera.

¿Expansión indefinida?
No me cabe en la cabeza
que el fantástico Universo
se transforme finalmente
en un infinito basurero
de enanas blancas y agujeros negros.

Prefiero creer en el Big-Crunch
y pensar que éste cósmico paraje
es la eterna caldera
que nutre de energía
infinitos multiversos
adyacentes, tangenciales
paralelos o perpendiculares.

¡Vamos materia oscura!
¡Delata tu existencia!
Demuestra la abundancia de neutrinos
que trajea el gravitatorio Cielo
como polen de flores plasmáticas
que ionizan nebulosas y galaxias.
¡Muestra ya la altiva densidad de tu presencia!

Así sabremos con certeza
que a la máxima expansión
seguirá una contracción
necesaria e inevitable;
preludio de un Big-Crunch
que asegura otro principio
de un universo cíclico y eterno
a modo de fuente…




Big Crunch: Gran Implosión.

Universos de Universos

Hay Universos de Universos,
adyacentes, perpendiculares,
paralelos, tangenciales
y tal vez colaterales
todos ellos dentro de otros universos
a su vez inmersos
en algún mágico multiverso

Los neutrinos ya son tantos
y tan densos y tan probos
que contraen a las galaxias
preludiando el desenlace
de una inmensa implosión:
Un Big-Crunch inevitable.

Los cuásares y pulsares;
tan lejanos y distantes,
son ajenos totalmente
a este Cielo que habitamos;
y es su luz la que delata
que otros Cosmos les cobijan.

Y es el hombre el que comenta
las incógnitas perpetuas:
¿Cuántos son los subconjuntos
de este Dios omnipresente
que un buen día nos creó?
¿Cuántos son los universos?
Esos cósmicos lugares
de que habla bellamente
el magnánimo soberano
del Reino de los Cielos:
Cuántos son…