Mis Escritos

Mis escritos

son gratutitos

copia y pega

y ya está.

Los derechos de autor son demasiado caros

son la excusa del depredador

para hacer dinero fácil

a costa del escritor.

Por eso prefiero confiar

en que se reconocerá mi autoría.

Por eso, yo regalo mi trabajo

siempre que reconozcan mi autoría...

Copia y pega y es todo tuyo,

con mi nombre en el final.

Gracias

Buscar este blog

domingo, 30 de enero de 2011

LA LUNA MURIENTE (Dueto tonisan y Monica Nelida Suhurt )



Caminan el serpenteado camino
que circundan
las sombras de la muerte

El silencio cabalga sin rumbo,
lento…muy lento
hacia el abismo de los recuerdos
que entre las tinieblas de la oscuridad
lloran la ausencia de la luz

Sangran las palabras
y son ciegos a su sangrar
como sordos a sus gritos

Inertes quedaron
sobre un negro cielo
invadido de ausencias
los suspiros de la esperanza

Se desvanece la noche.

Queda a ciegas la Luna

Sé bien de lo que hablas
entre acantilados de memorias escondidas
y precipicios de remembranzas ocultadas
vamos planeando a ciegas y en silencio
y todo lo que vemos es dolor y llanto
y todo lo que ansiamos es la nada y el olvido
y todo lo que vivimos es muerte repetida
y todo lo que sentimos es falta y desencanto
y la fe se me acobarda ante la ausencia
y el perdón se me estremece ante el entorno
y la tiniebla reina aviesa y tan campante
en este álgido rincón de ventisqueros y de páramos
en este desierto frío como el hielo en su gélida helada
tanto frío, tanto frío, tanto frío…
que el temblor de nuestros huesos es réquiem de soledades
cómo te entiendo princesa
pero al final del túnel hay luz
pero en el fondo del precipicio hay arroyos de agua viva
y la vida continúa
desde siempre y  para siempre

Mónica & Felipe

jueves, 27 de enero de 2011

Los Niños Invisibles


Los niños invisibles
magullados, orfanados, escondidos, extraviados,
no recuerdan a sus padres ni remembran ya su infancia
pues han sido ultrajados tantas veces tantas veces
que no encuentran el camino para su emancipación.

Esos niños invisibles
humillados, malheridos, maltratados, malogrados
no recuerdan ya su infancia ni remembran su alegría
solo un dejo de tristeza los aúna al infinito
pues han sido madurados por la fuerza y por el mal.

Nuestros niños invisibles
nos esperan con paciencia y con santa diligencia
pues presienten que al rescate prontamente llegarán
las sonrisas, los abrazos, y las lágrimas de mar
sus manitos pequeñitas nuestras manos tomarán
y sus lágrimas de ausencia con bullicio sonreirán
por la sana algarabía de volverlos a encontrar
y el pasado borraremos y no habrá más tratas sucias
ni esclavistas desalmados en sus noches sin piedad.

Nuestros niños invisibles
quienes cantan todo el tiempo la canción que se aprendieron
en sus sueños de nostalgia y en los brazos de mamá:

"Por qué perder las esperanzas de volverte a ver
no es más que un hasta luego, no es más que un breve adiós
muy pronto volveremos a jugar juntos los dos"

Y entre risas y sonatas ya disuelta la crueldad
nuestros niños invisibles sus canciones cantarán

Quiero ser Azar



Me harté de sembrar para que otros se cojan mi cosecha
me harté de trabajar para que otros se coman el fruto de mi esfuerzo
me cansé de estar esclavizado,
atado a las cadenas y grilletes que yo mismo me he forjado.

Me cansé de ser hombre y de este cuerpo malogrado
quiero ser nube que se aleja bien lejos a lo lejos
quiero ser etéreo como brisa y viento y firmamento
quiero ser libre como el cóndor y como el cóndor
quiero ser sombra de las nieves sobre el páramo terrestre

Y quiero ser silencio matutino
y quiero ser bullicio clandestino
ese bullicio verdadero que es guarida de silencios
ese bullicio indefinido que es de voces y de ruidos
de sonidos y aspavientos y de lutos y de vivos
y de soledades cautas y de soledades tenues
y de soledades hondas y de soledades yertas
y de soledades hartas y de soledades muertas.

Y es que quiero ser azar
ya no quiero ser destino, me cansé de ser destino
no me dejes madre santa disfrazarme de destino
solo quiero ser yo mismo:
solo quiero ser azar...

No Juzguemos

Del viejo que en la banca está sentado
es cierto que su cuerpo está acabado
mas su alma sigue siendo quinceañera
y cela su alegría en primavera
soñando con volar por vez primera.

Del niño que jugando está en el cieno
es cierto que es muy tierno, ingenuo, ajeno
mas su alma puede ser que haya vivido
más siglos que la nuestra y abstraído
ya tantas tantas veces ha nacido.

La joven que parece estar cantando
podría sin saberlo estar llorando
por causa de un amor ya tan anciano
que no recuerda nada de su arcano
hasta que estrecha alegre nueva mano.

Por eso yo no juzgo nunca a nadie
no importa cuánto crea que me irradie
su rostro, sus facciones y sus gestos,
de versos que parecen manifiestos
y suelen al contrario ser mampuestos.

Se ven las caras, no los corazones
y nunca conocemos las lesiones
que zurcen en silencio tantas almas
buscando recobrar perdidas calmas
debajo de las sombras de las palmas.

Se ven las caras, no los corazones
tampoco vemos tantos tropezones
que dan los otros con o sin razones.
Tan sólo nuestra vida conocemos
y ni siquiera en todos sus extremos…


miércoles, 26 de enero de 2011

Flores de Vinil

Las flores de vinilo con las brisas
ondean sus caléndulas nocturnas
blasonan herramientas taciturnas
y cubren sus desechos con sonrisas.

Si tiembla este silencio de ultratumba
podré tal vez oler sus clorofilas
podré tal vez sentir sus mustios tallos
mordiendo nuevamente el tierno labio
de un sueño que no vuelve ni regresa.

Macetas sin la tierra que las nutra,
semejan a mis huestes desarmadas,
amurallado y vil el cielo inerme
petrificado está; nada se mueve
nada de nada y nada; ni las nubes
que enfilan sus miradas luminosas
buscando electrizar mi mano yerta.

Los pétalos ahuyentan a la vida
con plástico respiro inesperado
su tenue ventilar inusitado
expresa  muy fielmente mi pasado;
pasado que es fantasma y es espectro
de trozos de neuronas condenadas
que plañen sus hormonas y endorfinas
cual fueran las banderas de victorias;
si todo lo que quedan ¡son derrotas!
volando como buitres sobre dunas
que cubren las espadas corroídas,
las dagas, los cañones derruidos,
las aves que no vuelan hace siglos,
los fósiles callados del olvido
y el sueño concubino del desnudo
perdido y extraviado en los arcanos
de un cuento fabulesco y oprimido.

Las flores de vinilo en mis balcones
remembran las antiguas tradiciones
que mueren en desuso por traiciones
de nuevos y modernos corazones.

Lo sé, ya lo entendí voy en bajada
y mi época de oro ya pasó
pero es que el corazón este travieso
no siente que se ha vuelto tan añejo
y créese valiente quinceañero
en busca de aventuras y consuelo
y vida, nueva vida, vida plena…

Críticas y denigraciones



¿Hasta cuándo las críticas?
¿Hasta cuándo las censuras?
¿Hasta cuándo esta mítica
generación de tortura?

¿Hasta cuándo engaños?
¿Hasta cuándo hipocresía?
¿Hasta cuándo el desengaño
que oculta las poesías?

Hasta cuándo lamentos?
¿Hasta cuándo quejidos?
¿Hasta cuándo el descontento
de sentirse malheridos?

Si derrumbo los cimientos
de mil manipulaciones,
me atacan los tormentos
de cien mil maquinaciones...

Si critico y censuro
en mi afán de un buen guiar
me estrello contra un muro
y se me quiere castigar...

Si me burlo y recelo
en mi afán de orientar
me estremece el anhelo
de apegarme y de odiar.

Si denigro e inquiero
en mi afán por ayudar,
me atropella el certero
desengaño más mortal.

Lo único criticable
es la crítica misma,
lo único censurable
es la censura misma...

Porque el subconsciente
no sabe discernir
entre yo y las demás gentes
y se echa a morir
ante el ataque rapaz
a mi propia autoestima,
cuando critico a los demás]

A mí la bestia se arrima...

¿Hasta cuándo críticas?
¿Hasta cuándo censuras?
¿Hasta cuándo esta mística
colección de locuras?

Hasta cuándo lamentos?
¿Hasta cuándo quejidos?
¿Hasta cuando alaridos
que generan descontento?

martes, 25 de enero de 2011

Algunas Reflexiones



Ya no creo en familias astrales
Ya no creo en nacimientos grupales
por lazos espirituales.
El Universo hace gala de sus dos máximas leyes
La Ley de La Compensación
La Ley de La Semejanza.
Nacemos en grupos, por supuesto,
pero de acuerdo  a nuestras semejanzas
según la sobriedad y el equilibrio alcanzados
según la cantidad y calidad del conocimiento obtenido.
Nacemos en grupos, claro que si;
pero en concordancia y acuerdo
al daño y al bien  que hayamos hecho
o tal vez recibido:
“Lo que siembres cosecharás”

Tampoco creo ya en coincidencias
ni en casualidades:
Y la pobreza es un estado mental
no hay pobreza en los bolsillos
si hay riqueza en el espíritu
Y la miseria es un estado mental
consecuencia de la ausencia de sofías
y de escasez de equilibrios y mesura.
Y la opulencia es un estado mental
consecuencia de soberbias y egoísmos
carentes totalmente de mesura.

Y los países pobres suelen ser muy ricos
Y los países ricos suelen ser muy pobres
¿Paradoja? Para nada
Sólo quién ha padecido, sudado y sufrido,
es capaz de empatías:
–Piedad en acción-

Porque somos tan perezosos
que tan sólo aprendemos a mirar a los lados
después del arrollamiento.

Pensamiento Sistémico:
Somos todos parte de un sistema
Lo que es bueno para mi a corto plazo
si es malo para los demás
a la larga será malo también para mi
Lo que es malo para mi ahora
si es bueno para los demás
me traerá hartos beneficios en el futuro.

Pero queremos todo ya y sin esfuerzo
y después nos quejamos de los levantamientos
de las revoluciones
y de la sangre que borbota en las calles.

La mediocridad es el cáncer del subdesarrollo
La meritocrácia es el camino a la emancipación verdadera
Pero la flojera impera
tenemos flojera hasta de pensar mucho
y así dejamos que otros piensen por nosotros
por nosotros los loros encerrados en las jaulas
de la más obscena comodidad…

Y seguimos con nuestras letanías
dando lástima
incluso a los más lastimados

Transición



Transición:
Flotando estoy
entre cielo y tierra;
demasiado mediocre,
demasiado pesado,
como para alcanzar tus lejanas nubes,
demasiado liviano,
demasiado ilustrado
como para que me comprendan
aquellos que pisan tierra.

Transición:
Solitaria soledad que arremete
desmedida, despiadada, desolada…

Soy el delfín
buscando navegar entre las dunas
del desierto.
Soy la fragata
tratando de volar en el vacío
de la nada.
Y soy yo mismo
luchando por vencerme y derrotarme
y evitar repeticiones que perpetúan
estos vicios, estos fallos, los excesos,
los defectos, los complejos, los temores…

Se levanta el telón
por enésima vez:
Ha cambiado el escenario,
han cambiado los actores,
pero el guión…
ese
es siempre el mismo.

jueves, 20 de enero de 2011

Los Lamentos


Los lamentos hacen gala de sus vestes infernales
en un mundo que blasona su ceguera, su sordera y su mutismo…
El ayuno persiste en su tácita imposición
Los dolores desfilan nauseabundos
ya sin bridas ya sin riendas
por las calles de ciudades abarrotadas
y no queda sino el sueño
de una esperanza elemental
de una esperanza clandestina
de una esperanza subversiva
desmedida. contenida, represada, reprimida y coloquial.

Llantos hay que semejan al rocío
llantos tímidos goteando desde las almas turbulentas, furibundas y vencidas;
la tristeza es un regalo que aplaca el hambre
cercenando los futuros de mediocridades incoherentes
que intentan despejar sus nubarrones
que intentan  subir una cuesta vertical y despiadada
que intentan;  perseverando ante la inutilidad  del resultado.

Distorsiones (Inspirado en el cuadro Persistence de Dalí)



Distorsiones paulatinas y esmeradas
realidades totalmente doblegadas
hay un cielo que se hunde en los abismos
hay infiernos que semejan a la nada.

Distorsiones bamboleándose calladas
entre calles bulliciosas y explanadas
entre simas, laberintos y demencias
entre cimas, vanos triunfos e inconsciencias.

Y la vida que trascurre tan pausada
¿cómo puede terminarse tan aprisa?
Distorsiones apaleadas por la risa
del fracaso de mis sueños de cascada.

Y la vida que se muestra fraudulenta
¿cómo quiere blasonar su magna ciencia?
Por las sendas de una calle cenicienta
van destellos de una cruel benevolencia...

Distorsiones que destruyen mis anhelos
seduciéndome -carnada sobre anzuelos-
soy pescado con agallas obturadas
soy venado sin parejas ni manadas.

domingo, 16 de enero de 2011

Necesito

Ahora que ya conozco el Camino
es hora de que el Camino me conozca a mi:

Necesito vencer esta mediocridad
que me infecta y me corroe y me destaja y me destroza.
Necesito conquistar la sobriedad
ecuánime, moderada, centrada, equilibrada y curativa.
Necesito alcanzar las altas cimas de la modestia y la humildad.

Necesito derrotar la soberbia
Necesito derrotar la lujuria
Necesito derrotar la envidia
Necesito derrotar la codicia
Necesito derrotar la pereza
Necesito derrotar la cruenta ira
Necesito derrotar la vana gula.

Y disolver los odios y rencores y resentimientos
y destruir las sedes de venganza
y derrumbar la desconfianza
y aplacar las pasiones exacerbadas.
y deshacer las decepciones, los desencantos, las apatías.

Necesito construir, forjar y amurallar
mi autoestima
mi autoconfianza
mi autorespeto
mi aurtodisciplina
y recuperar mis entusiasmos, mis alegrías y mi gozo.

Y sobre todo lo que más necesito es Serenidad
Dios Santo, dame serenidad, sobriedad, sabiduría.

Porque la sabiduría sin sobriedad es demasiado peligrosa
es la bomba atómica en manos del niño inconsciente.
Demostrado quedó ante la inmensa sabiduría de genios estadistas
como Hitler y Napoleón 
quienes carecían de moderación y serenidad interior
La sabiduría sin humildad conduce al desastre.
Dame Dios Nuestro sabiduría, serenidad y sobriedad

Y como dijera cierta vez un adeco:
"Falta mucho por hacer
pero estamos trabajando"...

P.D.: Adeco = persona que milita en el partido A.D. (Acción Democrática)
Que por cierto, quiero acotar que nunca simpaticé con ese partido ni con su adversario COPEI (Partido social cristiano)