Mis Escritos

Mis escritos

son gratutitos

copia y pega

y ya está.

Los derechos de autor son demasiado caros

son la excusa del depredador

para hacer dinero fácil

a costa del escritor.

Por eso prefiero confiar

en que se reconocerá mi autoría.

Por eso, yo regalo mi trabajo

siempre que reconozcan mi autoría...

Copia y pega y es todo tuyo,

con mi nombre en el final.

Gracias

Buscar este blog

jueves, 27 de enero de 2011

Los Niños Invisibles


Los niños invisibles
magullados, orfanados, escondidos, extraviados,
no recuerdan a sus padres ni remembran ya su infancia
pues han sido ultrajados tantas veces tantas veces
que no encuentran el camino para su emancipación.

Esos niños invisibles
humillados, malheridos, maltratados, malogrados
no recuerdan ya su infancia ni remembran su alegría
solo un dejo de tristeza los aúna al infinito
pues han sido madurados por la fuerza y por el mal.

Nuestros niños invisibles
nos esperan con paciencia y con santa diligencia
pues presienten que al rescate prontamente llegarán
las sonrisas, los abrazos, y las lágrimas de mar
sus manitos pequeñitas nuestras manos tomarán
y sus lágrimas de ausencia con bullicio sonreirán
por la sana algarabía de volverlos a encontrar
y el pasado borraremos y no habrá más tratas sucias
ni esclavistas desalmados en sus noches sin piedad.

Nuestros niños invisibles
quienes cantan todo el tiempo la canción que se aprendieron
en sus sueños de nostalgia y en los brazos de mamá:

"Por qué perder las esperanzas de volverte a ver
no es más que un hasta luego, no es más que un breve adiós
muy pronto volveremos a jugar juntos los dos"

Y entre risas y sonatas ya disuelta la crueldad
nuestros niños invisibles sus canciones cantarán

Quiero ser Azar



Me harté de sembrar para que otros se cojan mi cosecha
me harté de trabajar para que otros se coman el fruto de mi esfuerzo
me cansé de estar esclavizado,
atado a las cadenas y grilletes que yo mismo me he forjado.

Me cansé de ser hombre y de este cuerpo malogrado
quiero ser nube que se aleja bien lejos a lo lejos
quiero ser etéreo como brisa y viento y firmamento
quiero ser libre como el cóndor y como el cóndor
quiero ser sombra de las nieves sobre el páramo terrestre

Y quiero ser silencio matutino
y quiero ser bullicio clandestino
ese bullicio verdadero que es guarida de silencios
ese bullicio indefinido que es de voces y de ruidos
de sonidos y aspavientos y de lutos y de vivos
y de soledades cautas y de soledades tenues
y de soledades hondas y de soledades yertas
y de soledades hartas y de soledades muertas.

Y es que quiero ser azar
ya no quiero ser destino, me cansé de ser destino
no me dejes madre santa disfrazarme de destino
solo quiero ser yo mismo:
solo quiero ser azar...

No Juzguemos

Del viejo que en la banca está sentado
es cierto que su cuerpo está acabado
mas su alma sigue siendo quinceañera
y cela su alegría en primavera
soñando con volar por vez primera.

Del niño que jugando está en el cieno
es cierto que es muy tierno, ingenuo, ajeno
mas su alma puede ser que haya vivido
más siglos que la nuestra y abstraído
ya tantas tantas veces ha nacido.

La joven que parece estar cantando
podría sin saberlo estar llorando
por causa de un amor ya tan anciano
que no recuerda nada de su arcano
hasta que estrecha alegre nueva mano.

Por eso yo no juzgo nunca a nadie
no importa cuánto crea que me irradie
su rostro, sus facciones y sus gestos,
de versos que parecen manifiestos
y suelen al contrario ser mampuestos.

Se ven las caras, no los corazones
y nunca conocemos las lesiones
que zurcen en silencio tantas almas
buscando recobrar perdidas calmas
debajo de las sombras de las palmas.

Se ven las caras, no los corazones
tampoco vemos tantos tropezones
que dan los otros con o sin razones.
Tan sólo nuestra vida conocemos
y ni siquiera en todos sus extremos…